viernes, 15 de junio de 2012

Camioneros “meeting point”

En el bar del pequeño pueblo de montaña en el que pasé unos días, oí una serie de comentarios jocosos que despertaron mi curiosidad. Resultaba que, por una carretera de la comarca que había quedado cortada, se estaba dando sin embargo un inusitado tráfico de camiones y vehículos pesados. Se decía que, al llegar al final, quedaban aparcados rodeados de bosque. Los cometarios, entre risotadas, eran del siguiente tenor: “No se sabe qué carga llevarán, pero seguro que vuelven descargados”; “Desde luego, fruta no llevan… Esa se la comen”; “El otro día pasó hasta un tráiler… Buena trasera encontrarían”; “La Guardia Civil no se atreve a ir por allí, por si les tocan el fusil”. No me costó entender de qué iban las alusiones y que probablemente se trataba de un punto de encuentro de camioneros para desfogarse. Me entró una curiosidad tremenda por conocer el lugar y las actividades que en él tenían lugar. Claro que acercarme con mi pequeño utilitario iba a cantar en exceso. Se me ocurrió que, en la capital de la comarca, un conocido tenía una furgoneta bastante grande. Así que se la pedí prestada con la excusa de que tenía que trasladar unos muebles. Cargué unos cuantos trastos y traté de disimular mi aspecto de urbanita. Unos tejanos muy usados y una camisa a cuadros me parecieron adecuados. Aunque mi intención de hacerme pasar por uno más del gremio no dejaba de ser arriesgada y desconocía los usos y costumbres de tales encuentros, al menos podría curiosear en lo que allí se cociera.
Sin embargo no sabía cuál sería el momento en que habría más concurrencia. Descarté la mañana y, a primera hora de la tarde, muy emocionado por la aventura, me aposté discretamente en el acceso a la carretera, dispuesto a observar el movimiento. Pasó un buen rato y empecé a temer que hubiera sido víctima de un bulo. De pronto, el ruido de un motor me sacó de mis cavilaciones. Efectivamente, un camión de tamaño mediano enfilaba la ruta. Esperé unos minutos y tomé la misma dirección. Después de unas cuantas curvas divisé el final de la carretera. Ésta llegaba a una especie de explanada cercada de arbolado, entre el que, de forma radial, se habrían algunos caminos. Al comienzo de un de ellos estaba arrimado el camión que acababa de ver. Aparqué a un lado de la explanada, repasé mi atuendo y me dirigí resuelto hacia allí, decidido a dármelas de enterado. Lo que encontré fue que, a la sombra del camión, un hombre comía plácidamente un bocadillo. Su visión me resultó de lo más sugerente: maduro y regordete, su única indumentaria era un exiguo pantaloncillo que, por la postura en que estaba de un pie subido al bordillo, le marcaba generosamente el culo.
Se giró al oírme, en absoluto sorprendido, y me repasó con la mirada. Me anticipé en el saludo: “¡Hola! ¿Cómo está la cosa?”. “Un poquillo pronto hemos llegado… Pero ya se animará, ya”. Improvisé un velado piropo: “Para mí ya está animado…”. Se rio alagado y descaradamente se tocó el paquete: “¡Cómo llegamos todos de salidos! …Así que te van maduros”. “Maduros y llenitos…”. Pues tú tampoco desmereces ¡eh!”. Lo corroboró metiendo una mano bajo mi camisa y acariciándome la barriga. “Pero ven, que conocerás a mi compañero que todavía se echa una siesta en la cabina”. Para ponerme a nivel, lo seguí tomándolo de los hombros y, al precederme en la subida, lo empujé por el culo. Detrás de los asientos estaba tumbado un pedazo de tío, que ni se enteró de nuestra aparición. Éste llevaba camiseta, pero su corto pantalón marcaba una evidente erección. “¡Siempre va salido!”, comentó mi guía. Y ni corto ni perezoso, hurgó en una pernera y sacó los huevos y un pollón bien tieso. “¿Qué te parece? Para comérsela ¿no?”, comentó con orgullo. El otro reaccionó entonces: “¿Qué haces?”. “Espabila, que ya van llegando… Aquí un colega”. Me dirigió una mirada escrutadora y, como saludo, estiró un brazo y me agarró el paquete: “Mucho gusto… Nos vemos luego”.
No tardaron en aparecer, en un corto intervalo de tiempo, una camioneta y otro camión, que se colocaron junto al que nosotros ocupábamos. “Ven, que te voy a presentar”, dijo mi introductor. Expeditivo, me hizo bajar de la cabina, no sin antes conminar a su colega: “¡Tú, desperézate, que tienes que alegrar más de un culo!”. Me señaló la ventanilla de la furgoneta: “¡Míralo, estará hablando con la parienta… y ya con el pájaro fuera!”. Efectivamente, un gordo tetudo y peludo voceaba a un móvil. Por la bragueta del  calzón que llevaba como única vestimenta le asomaba el pito. “Picha corta… pero el tío da un juego que te cagas”, fue el dictamen de mi acompañante.
En el camión ya no se veía a nadie. Pero mi introductor encontró la explicación. “¡Con qué prisas han llegado éstos!... Mira allí”. Entre unos setos, un robusto hombre desnudo se entregaba a una mamada que le hacía otro agachado ante él. “Ni tiempo le ha dado al de los congelados a quitarse el chubasquero…”.
Me tenía subyugado, a la vez que caliente, el ambiente que se iba creando. La compañía de mi apetitoso guía, en su casi desnudez, y los roces que no rehuía aumentaban mi deseo de pasar a mayores. Para ponerme en situación, pensé que, como mínimo, me sobraba la camisa que aún conservaba. Pero, nada más quitármela, el estruendo de un potente motor que se aproximaba captó nuestra atención. Un camión con tráiler incorporado ocupó gran parte de la explanada en perpendicular a los otros vehículos. “Éste servirá de parapeto y nos hará invisibles desde la carretera”, explicó mi acompañante. “Lo conduce una buena pieza… ya verás”. Paró el ruido y, a los pocos segundos, se abrió la puerta de la cabina. Surgió un suculento gordete, con sólo un eslip descaradamente abultado. Cuando estuvo de pie en el pescante, a modo de saludo festivo, se lo bajó y exhibió un perfil alucinante de culo peludo y gorda polla.
“¡Hombre, ya se te echaba de menos! Tan guerrero como siempre”, le dijo mi guía. “A éste no lo debes conocer ¿Qué te parece?”, añadió señalándome. “Siempre se agradecen las novedades, y no tiene mala pinta”, respondió el otro, sobándose descaradamente la polla. “¿A que me harías una mamada, que vengo muy caliente?”, me interpeló. Titubeé, aunque ardía de deseo, y mi acompañante me animó: “¡Venga, tío, que todo queda en casa!”. El del pescante me ofrecía la polla, gorda y jugosa, y me amorré a ella con ansia. “¡Hey, hey, qué buen mamón! ¡Lo que me hacía falta!”. El cómplice entretanto me había bajado los pantalones y, desde atrás, me sobaba el culo y la polla. “No te entusiasmes, que esto es sólo el aperitivo”, avisó el del pescante retirándome la polla. “Bajo, que nos vamos a follar a tu amigo”. El aludido, ya despelotado, provocaba un poco más a allá y exhibía su trasera.
Se abalanzó sobre él, que se inclinó ofreciéndole el culo. Yo me puse delante y tomó mi polla con su boca. Casi me la muerde cuando el otro se le clavó sin contemplaciones, pero luego coordinó sus chupadas con las embestidas que recibía por detrás. Me estaba poniendo negro con la mamada y la enculada, que hacía vibrar todo mi cuerpo. “¡Anda, cámbiate conmigo, que no quiero correrme todavía…! ¡Aún queda mucha tela que cortar!”. Hicimos el trasvase y entré fácilmente en el agujero dilatado y caliente. El que acababa de salir jugaba con su polla azotando y restregándola contra la cara del inclinado, que pugnaba por atraparla con la boca. “¡Como que te voy a dar mi leche de buenas a primeras, tragón!”. La situación me sobrepasaba y, para colmo, llamó mi atención una pareja que, a poca distancia, se metía mano medio en cueros.
Así que, sin poder aguantar más, me vacié en el culo que estaba follando. Al notarlo, el receptor ironizó: “¡Sí que pareces novato…! ¡A la primera de cambio ya te has quedado listo!”. “Es que te tenía muchas ganas…”, repliqué casi disculpándome. “Por cierto ¿de dónde han salido esos?”, dije señalando a los que ahora se morreaban. “Hay otro acceso por la parte de arriba. Por ahí estará llegando más gente”. Su recomendación entonces fue ésta: “Mientras te recuperas, vete paseando y verás lo que hay. A nadie les molesta que los miren y, si te animas, podrás participar”. Sin preocuparme de recuperar mi ropa, estaba dispuesto a seguir el consejo, excitado de curiosidad. Pero ésta me picó ante todo en algo que recordé: “Por cierto, ¿qué habrá sido de tu amigo, el del pollón que me enseñaste en tu camión?”. “¡Es verdad! A ése le cuesta arrancar, pero cuando lo hace… Voy a ver ¿Vienes…?”. Encantado lo seguí, sin quitar ojo a su culo, que tanto había disfrutado. Subimos a la cabina y lo encontramos en la misma posición y con la polla igual de tiesa, pero ahora ya sin ropa, y con la novedad más importante de estar comiéndole el culo al gordito, que antes estaba hablando por el móvil, y que se sentaba de espaldas sobre su cara.
Al oírnos entrar se separó un momento y, mirándonos, dijo con voz pastosa: “¡Mamádmela, que así me follaré con más ganas a este vicioso!”. Volvió a su tarea y su grande e inhiesta polla oscilaba tentadora. Había para los dos, así que nos la repartíamos: uno tragaba el capullo, otro lamía la base y los huevos. Pero el gordito del culo comido, sin duda temeroso de que le frustráramos la follada, se removió con una asombrosa agilidad y nos desplazó sentándose sobre la disputada verga, que se metió a tope. Era para ver su expresión de gusto mientras saltaba buscando la máxima frotación. Pero el otro, para dominar la situación, le dio una fuerte palmada e hizo que se pusiera con el culo en pompa. Así descargó toda su calentura: “¡Te  va a salir mi leche por las orejas!”. “¡Ya será menos!”, lo provocaba el gordo, “¡Folla y no presumas!”. “¡Ni que te metieran todos los días una polla como ésta! Que ya te he visto espiándome para que no te quitaran la vez”.
Este diálogo, entreverado de resoplidos, provocó que tanto el compañero como yo nos pusiéramos verracos y nos metiéramos mano al ritmo de la follada. “¡Vaya con tu hombre, eh!”, le comenté. “A mí me da por culo cuando queremos. Que tenga también un poco de variedad”. En este momento, el mentado dio un alarido y una arremetida que casi tira al suelo al gordo. “¡¿Qué, tendrás bastante leche?!”, le farfulló. “Y también voy a relamer los restos”, replicó el otro y se giró para lamerle y chupetearle la polla goteante. Yo tuve entonces el impulso de ponerme a mamar la del que tanto me había enseñado. Después de haber disfrutado de su culo, no pude reprimir el ansia de saborear aquella pieza gorda y jugosa. Él me dejaba hacer, riendo: “Parece que la has tomado conmigo ¡Chupa, chupa!”.
No pasamos a mayores, porque me dijo: “Deberías darte una vuelta por ahí. Ya verás la de cosas que encuentras… Nos volveremos a ver”. Tenía razón y no era plan de seguir pegado a sus talones. Así que me lancé a la aventura entre los diversos vehículos y el arbolado, dispuesto a observar lo que hacían tantos tíos desmadrados y, si se terciaba, darme más gustos. Me adentré en la zona desconocida, donde aún iba llegando algún que otro vehículo pesado. Me atrajo el sonido del motor de una furgoneta que acababa de llegar y que cesó cuando me acercaba. Casi me golpea la puerta que se abrió y por la que, seguidamente, salió un individuo. Era un tipo rudo y gordote – ¡cómo no!–, con la camisa abierta y el pantalón medio descolgado. No se sorprendió al verme desnudo y con el pito aún tieso, sino que me dijo a modo de saludo: “Por lo que veo, la juerga ya está en marcha… Creí que no llegaba… Mira cómo vengo de sofocado”. Me di el gusto de acariciarle la oronda, caliente y peluda barriga. “¡Toca, toca, que me hacía falta!”. La mano se me deslizó fácilmente por dentro del pantalón y. al alcanzarle la polla, ésta fue engordando. “¡Esto sí que es un buen recibimiento! Tengo ganas de que me la comas… y comértela yo a ti”, exclamó agarrando la mía. “¡La traes bien a punto, eh, golfo!”. “Hay mucha cosa buena por ahí”, repliqué.
Se sentó en el asiento con las piernas hacia fuera bien abiertas. Mimoso, dejó que le sacara el pantalón. Tomé su polla con mi boca y me esmeré en la mamada. Engullía sus gordos huevos y me tragaba de sopetón la verga entera. “¡Así, así! ¡Tú sí que sabes…!”. Pero llegó a contenerme e hizo que ocupara su lugar. “Te la voy a poner a punto para que me alegre el culo… ¿Verdad que me follarás?”. Estaba dispuesto a hacer lo que me pidiera y sus chupadas reforzaron mi erección. “¡Toma, todo tuyo”. Y me presentó su impresionante culazo. “Me gusta correrme con una buena polla dentro”. Puse la cara ante la raja y se la ensalivé a lametones. “¡Cómo me pones, tío”. A continuación, agarrado a los soberbios glúteos, le fui entrando hasta meterla entera. “¡Uy, qué ganas tenía de esto! ¡Quédate ahí bien apretado!”. Después de la corrida que le había echado al guía, no me acuciaba la urgencia. Casi prefería reservarme para lo que todavía me deparara la aventura. Así que, más que bombear, removía la polla y provocaba contracciones del conducto. Alargué un brazo por debajo del barrigón y agarré la verga dura y húmeda. “¡Eso, menéamela, que estoy ya muy caliente!”. “¡Dale, dale, y no saques la tuya!”. No tardó en llenárseme la mano de líquido viscoso que se escurría entre mis dedos. “¡Uff, qué bueno ha sido!”. Me cogió la mano pringosa y la lamió con deleite. “¡Joder, ha sido llegar y besar al santo! Aún buscaré algo más por ahí…” Y tomamos direcciones opuestas.
Me adentré por la zona boscosa, pero estaba demasiado solitaria y pensé que me había desviado de donde podría encontrar más movimiento. Mientras cavilaba qué dirección tomar, vi que desde lejos avanzaba un hombre ancho y fuerte. Por su camisa abierta y los pantalones desabrochados, estaba claro que buscaba algún tipo de rollo. Lo observé en la distancia, para comprobar cuál sería su actitud.
Se detuvo en un lugar liso y cubierto de hojarasca. Entonces se fue desnudando completamente y extendiendo la ropa sobre las hojas secas. Se arrodilló sobre ella y quedó con los codos apoyados en tierra. Exhibía así su culo gordo y peludo, con las pelotas colgando ¿Sería su forma de comulgar con la naturaleza o esperaba algo más mundano? Me fui acercando y la visión que ofrecía era tentadora. Al oír el crujido de mis pasos, siguió con la cabeza agachada entre los hombros, pero afirmó las rodillas y removió lascivamente el culo. Esta incitación al primer desconocido que se presentara me excitó sobremanera. Después del anterior voyerismo con el que se pajeaba, un lujurioso culo hacía de reclamo. “¿Se puede tocar?”, pregunté para ver por dónde salía. Su voz sonó cavernosa por la postura en que se hallaba: “Soy tuyo para que juegues, comas… y folles si eres lo bastante hombre”. “Así que me estás provocando ¿eh?”. “Tú mismo… si te gusta lo que te ofrezco… Si no, ya vendrá otro”. Y mientras, se removía pidiendo guerra. Ya me habían subido los ardores a la entrepierna y me lancé a disfrutar del obsceno trasero. Cogí los gruesos huevos, que pesaban en mi mano, los apreté y retorcí con malicia. Él gruñía entre quejoso y complacido. Manoseé luego la pilosa cobertura de glúteos y muslos, acompañándolo de fuertes palmadas que dejaban rosadas marcas. El ojete le quedaba tan a la vista que apenas lo sombreaba la raja. Pasé la mano y el dedo índice se me metió entero como absorbido. “¡Jo, menos mal que no muerde!”, exclamé. “¡Frota, frota, que me da gusto!”, replicó. “Espera, que aquí cabe más que un dedo”. Saqué el que tenía dentro y me puse a lamer y ensalivar. La punta de la lengua me entraba, provocándole gemidos. Ahora metí dos dedos y me afané en la frotación solicitada. Habría cabido alguno más, pero si lo dilataba demasiado la polla me iba a bailar dentro cuando me lo follara. Él estaba ebrio con el masaje anal, hasta que pidió: “¡Una polla caliente es lo que necesito ahora!”. Yo también deseaba ya metérsela y, como supuse, el conducto era de una gran elasticidad. Igual habría tragado una que dos pollas a la vez. Sin embargo, su húmeda calidez y las contracciones con las que iba presionándome cuando bombeaba, me trasmitían un ardor inmenso. Mi segunda corrida de la jornada, más pausada pero no menos intensa, se expandió por el interior con holgura. “¡Te has portado, tío!”, fue su conclusión. La saqué y me incorporé, pero él apenas si cambió de posición. “¿Te has quedado de piedra o qué?”, ironicé. “Ya pasará más gente por aquí…”. Así me alejé de aquel culo insaciable.
Iba todavía con la mente tan distraída en mi último hallazgo que casi me tropiezo con una pareja retozando bajo unos arbustos. Uno, de medio lado, se dejaba lamer el culo por el otro, en una escena de lo más escabrosa. Cuando me vio llegar, el que recibía las lamidas se giró hacia mí, mostrando su gorda polla. Aunque ésta atraía principalmente mi atención, no sabía decir de qué, pero su cara me resultaba conocida ¿Me habría hecho algún trasporte tal vez?
Sin embargo, no hubo tiempo para más averiguaciones porque, de repente, apareció el gordo que se había corrido mientras le daba por el culo, ahora exhibiendo una gran erección. Debían ser conocidos, pues se saludaron muy cordialmente y el gordo se puso en cuclillas junto a la cabeza del que permanecía tendido. Intercambiaron algunas chanzas sobre lo calientes que estaban hasta que, con la mayor naturalidad, el gordo se agarró la polla y la dirigió a la boca del amigo, que se puso a mamarla con expresión viciosa.
Extenuado como estaba por el folleteo y la emoción por el filón que había encontrado, pensé que ya iba siendo hora de volver a la zona por donde había llegado, así como recuperar la ropa que había quedado por allí. De paso, también me hacía gracia saber lo que habrían seguido haciendo los de mi primer encuentro. Localicé con facilidad el hueco que habían formado el gran camión y los otros vehículos. De momento no vi a nadie, pero un lateral del tráiler estaba bajado. Allí  tenían montado una especie de saloncito de campaña, con viejas butacas y colchonetas, y desde luego había bastante actividad. Preferí otear subrepticiamente antes de meterme en otra refriega. Sin embargo, el que me había hecho de introductor, quien contemplaba a su amigo dando por el culo al del tráiler, me vio y me dirigió una sonrisa. Pero ya me limité a despedirme con la mano y un “Hasta otra”.

4 comentarios:

  1. Joder que relato me has puesto a mil y me he tenido que pajear. Gracias por el relato. Esoxte ese lugar si es asi dimelo porfa.

    ResponderEliminar
  2. sorry mi patudes pero ire por ese pais en un par de meses y me encantaria conocer esa carretera si me puedes dar mas detalles te lo agradeceria

    ResponderEliminar
  3. Buen relato, pero como dicias en tu introduccion, ese relato es parte d tu imaginacion, m gustaria q publikes uno sin mucho morbo ya q lo uno a uno y con toda su arrechura tb es exitante.

    ResponderEliminar